Read More

“Tenía una cita con el presidente de una importante compañía del sector textil, él había reservado una hora para atenderme. El objetivo de esta visita era presentar una propuesta de formación de gran magnitud para mi empresa. La reunión tuvo un retraso de 15 minutos. Yo no realicé chequeo del tiempo y asumí que tenía 15 minutos más. Empecé a presentar mi propuesta y a los 45 minutos el presidente me interrumpió, me dijo que tenía otra reunión, la presentación no se realizó completa y no se pudo concluir… Después de realizar el Entrenamiento para Vendedores logré crear el hábito de chequear el tiempo en mis reuniones con los clientes y esto me ha permitido llevar a cabo mejores visitas en el tiempo asignado”

Entrenadora Catalina Hoyos Uribe